Veral

veral
Soñé que podía tocarla,
acariciar la luna de puntillas,
ser un punto de luz
flotando en el espacio.

Sonidos de la ciénaga
acallando los sentidos
soñé que podía hacerlo,
solo con pensarlo.

La vida me sucedía
en un instante,
bajo un cielo cubierto
de recuerdos.

Estrellas cruzando
el agua del estanque,
en este lugar prohibido
para los cuerdos.

Pasos verticales
entre las sombras,
danzando al ritmo
blanco del misterio.

Entre acordes de
un violín desbocado
empapando con su
llanto el silencio.

A deshora se desbordaba
el firmamento
y comenzaban a despeñarse
las estrellas.

y volvimos a nacer
para empaparnos de viento
abriendo los ojos..
Nos hicimos eternos.

Compartir!