Te dejo en la mesilla
un cheque en blanco de cariño,
las llaves oxidadas del pasado,
un calendario sin días señalados,
la cartera y el tabaco.

La foto de las risas boca abajo,
los billetes del futuro más lejano,
tus zapatillas debajo de la cama,
la toalla sucia en el lavabo.

Mis huellas sin retorno en tu pasillo,
creo que todas las luces apagadas,
la cafetera lista, en el hornillo.
En la lista de la compra anoté mermelada.

Cierro la ventana, para que no tengas frío,
sepulto mi llave bajo las cartas de tu buzón,
abro la puerta que desata mi infierno,
me arrojo a la calle ,temblando sin respiración.

Compartir!