Una gaviota

Me miras impasible.
Te observo, absorto.
Respiras el aire de la mañana.
Contemplo ausente al mar…
Lo necesito.

Sabes que nunca seré de nadie,
mi pies arden en la ciudad.
Una gaviota me sigue con su mirada.
Es libre, no va a volver.

No quiero tierra firme,
ni más luces.
Recorro caminos del firmamento.
No quiero muros, ni dioses.

Cierro los ojos,
me siento en la luna,
Voy a volver a esos lugares,
en los que jamás estuve.

Compartir!