Tattoo

Han pasado más de diez años desde que una tarde de verano dije: “papa, me voy a hacer un tatuaje…” Todos los que hayan pasado por esta situación conocen la respuesta: “un tatuaje? pero si eso es de gente que ha estado entre rejas, de drogadictos, de delincuentes y de piratas… “ “ Vas a estar muy bonito cuando seas mayor, anciano y tatuado… ya me dirás”

Por supuesto todo esto te da igual, te incomoda pero te da igual y acabas con el estómago encogido, mirando con asombro y mucho miedo esa máquina que suena como un mosquito y que picará tu piel para siempre, mezclando sangre y tinta, al igual que un poeta dejándose la vida en el papel…

La noche anterior, desnudo frente al espejo, inmóvil, recorres con la mirada cada centímetro de piel… la acaricias, te das la vuelta y buscas esos ángulos muertos que pocas veces logras ver… “para toda la vida”, que sabrá el mundo de tu vida?

Nadie te ha pedido permiso para marcar tu piel con cicatrices… y son para toda la vida… Me han cortado la cara con una navaja sin pedirme permiso, no me han dicho “Hola soy Pablo y voy a rajarte la cara, ¿cómo lo quieres?” y ese corte es parte de mi, recuerdos de mi infancia…

Otro día te despiertas en un hospital, rodeado de tubos, sueros, sangre… te miras te tocas…. eso es buena señal, si tocas es que estas vivo, si te notas estas vivo.. y vaya!, una gasa….la levantas y descubres una cremallera en tu piel, que parece no tener fin que duele que cierra la entrada a tus entrañas y nadie te ha preguntado si la quieres o no, ¿en dónde te la ponemos? Y también es para toda la vida…. Que sabrá nadie de un “toda una vida, ajena”…

Y cuando sea mayor……cuando sea mayor voy a aprender a ser pequeño dice alguien que canta. El futuro? Hoy es hoy, y el horizonte siempre está muy lejos, inalcanzable no es algo fijo, nunca conocí a nadie que lo tocase….. no creo que lleguemos a tocarlo

Que tiene de absurdo pues el hacerse una cicatriz voluntaria para toda la vida? Algo bonito, cargado de emociones y significados ocultos? Pues sí para toda la vida e incluso unos días después de que la vida se acabe… Lo miraré todos los días orgulloso lo tocaré recordaré lo que significa,y me dolerá un poquito menos cada vez, hasta que se borre por completo, algo que apenas yo conozco…. Una puerta a mi interior, un repelente de personas que no miran más allá de lo que ven… de que no ven más allá de lo evidente, no los necesito… no quiero que me juzguen, porque yo nunca los juzgaré a ellos, no hay en el mundo nadie capaz de juzgar a otro alguien…..

Compartir!