Archivo de la etiqueta: poemas angel garcía

Senderos

El sol me ha despertado de un sueño.
Mi lado de la cama sigue vacío.
Hace días que busco en la almohada,
tu olor.

Tengo las manos rotas de limpias,
Tus dedos no tejen historias en mi pelo,
Se han borrado los senderos por mi piel.

En los espejos sigue tu cuerpo dibujado
como una foto.
Estiro la mano y acaricio el cristal,
acerco mi rostro y está frío.
Me dejo caer, en modo de espera.

Compartir!

Tic Tac

Suena el despertador.
Lleva sonando ya once minutos.
No lo apago.
No me muevo.
No me molesta.

Creo que fuera llueve.
Quizá brille el sol.
No me asomo.
No me muevo.
No me importa.

Miro mis pies en la ducha.
No proyectan sombras.
No sale agua del grifo.
No lo he abierto.
No me mojo.
Media hora.

Se hiela el café en la mesa.
No me gusta.
No le he puesto azúcar.
Lo remuevo apoyado en la nevera.
Cierro los ojos.
Miro mis manos limpias.
Vaya mierda.

Compartir!

Ala de gaviota

La lluvia de colores ha cesado,
el rojo, oculto entre la hierba,
los barcos, que ya no navegan,
condenados, sin vida sobre la tierra.

Sus remos anclados sacuden arena,
bajo una brisa de alas de gaviota,
murmura el río, bajo los coches,
yo mirando, como un idiota.

El miedo como si fuese hiedra
va anclando mis pies al suelo,
la lluvia lava mis manos.
Me ahogo en el charco
blanco del suelo.

Se refleja la luna en cada gota
que por la noche anida en mi ventana,
pero cae, precipitándose al granito
si la toco, si la beso, se me escapa.

Compartir!

Shhhh

Shhhh,
no agites el aire con tus parpados,
deja que se pose la brisa del mar,
shhh
no mires, no pienses, no me escuches,
solo siente…
siente sin más.

Shhhh,
escucha el viento rozando mi cabello,
la respiración de las gaviotas al volar,
Shhhh,
el chapotear de los rayos solares,
en su infinito y cálido salto mortal.

Shhhh,
Acaricia con las manos el cielo,
enreda tus dedos en las nubes,
Shhhh,
crea estrellas, constelaciones,
juega con los dioses, descubre…

Shhh,
Huele la madera que el sol calienta,
siente mis besos, su dulce sabor a sal,
Shhh,
deja que erice la piel de tus pechos desnudos,
deja que naufraguemos, una vez más.

Shhh,
Que vuelen las horas, el absurdo de los días
que me sorprenda la luna sobre tu piel, las cartas
Shhh,
trazando rumbos, derrotas, abatidas,
deja que trace sin compás, la ruta de mi vida.

Compartir!

Africa

No pude cortar la hemorragia de lágrimas,
que noche tras noche golpeaba mi almohada,
la batalla con las sábanas del sueño,
el olor a tabaco en la ropa mojada.

La rebelión de los platos sucios,
vasos rotos, restos y cucharas,
cansados de un descanso eterno,
sin lavar, como la ropa recién planchada.

Las manos tras una cara de cera,
escondiendo el poder de una mirada
gris, opaca, mostrando la verdad,
de los que juzgan sin saber de nada.

Café recién hecho, antes de ayer,
tres días antes de mañana,
con retraso parte el tren de la vida,
a cualquier lugar, a cualquier parada.

Y volé en un barco aquella tarde,
flotaba el miedo sobre el mar
los recuerdos no subían a bordo,
en la boca, sopa de cristal.

Por las noches en el camarote
hierve la vida en una cuchara,
las pupilas se amotinan nerviosas
contra unos ojos que ya no ven nada.

Las sombras recorren la madera,
teca olorosa del norte de África,
noches mirando en silencio al estrecho
fumando sueños, bajo un cielo plata.

Y amanece un nuevo día soleado,
con una aguja clavada en la vela,
el salitre seco ya en la boca,
en el horizonte, azul y canela.

Las olas del mar me borraron la sonrisa,
secaron las lágrimas dulces de mis ojos,
llenaron de surcos mi piel de niño malo,
enredaron mi pelo, mis sueños, todo.

Compartir!

Gusanos

Llegué tarde a su cama esa mañana,
me recriminó que hubiese salido el sol,
que la luna se marchase con resaca,
que no detuviese el paso del reloj.

Que las nubes dejasen sombras por el suelo,
las margaritas muertas, regadas con alcohol
la ropa intacta sobre su cuerpo desnudo,
que delante del espejo, sólo estuviese yo.

El portazo que no sonó al marcharme,
el salto al vacío por el hueco del ascensor,
las marcas de los neumáticos en su garaje,
las huellas de un carmín que no besó.

Rodando por la acera bajo la lluvia,
miedo, frío, vértigo y gusanos negros,
farolas que proyectan contra los charcos
el hundimiento de todos mis sueños.

Y busco un rincón donde sentarme y gritar,
golpeando las sombras que amenazan estrellas,
apago los brillos vaciando los mares oscuros
que brotan cada vez que pienso en ella.

Compartir!

Abur!

Me voy para no tener que irme,
con la cabeza baja sin mirar atrás,
dejando por el suelo las migas,
de un alma rota, para no regresar.

Me voy porque no quiero marcharme,
porque quiero quedarme una eternidad,
mirando al cielo, apagando estrellas
derramando el aire, bebiendo el mar.

Te dejo porque no puedo no mirarte,
pierdo toda ilusión ya por vivir,
escondo la cabeza como un cobarde,
me vuelvo inerte para no sentir.

Te dejo dormida sin querer dejarte,
mientras todo se rompe dentro de mí,
el aire se detiene bajo la luna,
se congela la sangre, se tiñe de gris.

Desaparezco para que hoy llorando,
no tengas que llorar un día sin fin,
para que no te duela mañana el pecho,
tanto, tanto como hoy me duele a mí.

Compartir!

Trébol

Telas de araña en el firmamento,
colchones sucios, destrozados,
restos de calor en las paredes,
cristales rotos, ensangrentados.

Vertical, observo el horizonte
tras las cortinas de los días,
amenazante como las rutinas
desafiante como tu sonrisa.

Mi futuro carcomido me espera
en el fondo de un pozo negro,
infinito como un laberinto,
sin Alicia, ni hadas ni conejos.

Deshojo tréboles de tres hojas,
empiezo siempre en “no me quiere”.
La esperanza perdida hace tiempo.
A veces la vida es vida, duele.

Compartir!

Una llave en el buzón

Te dejo en la mesilla
un cheque en blanco de cariño,
las llaves oxidadas del pasado,
un calendario sin días señalados,
la cartera y el tabaco.

La foto de las risas boca abajo,
los billetes del futuro más lejano,
tus zapatillas debajo de la cama,
la toalla sucia en el lavabo.

Mis huellas sin retorno en tu pasillo,
creo que todas las luces apagadas,
la cafetera lista, en el hornillo.
En la lista de la compra anoté mermelada.

Cierro la ventana, para que no tengas frío,
sepulto mi llave bajo las cartas de tu buzón,
abro la puerta que desata mi infierno,
me arrojo a la calle ,temblando sin respiración.

Compartir!

Más Vida

Hoy ha muerto alguien que conocí… también ha muerto otra mucha gente a la que no he tenido oportunidad, como ayer, como mañana, como a cada instante.
El cielo lejano, con sus nubes blancas se ve tan cerca, tan inmenso…. tan frío…. azul.
En días así es difícil no pensar… no hacer balance de la vida ajena… Valió la pena? Disfrutó? Toda esa gente que ya no está que harían si supiesen lo que iba a pasarles? Lo mismo que nos pasará a todos… sólo es cuestión de tiempo, y tiempo es solamente la distancia que separa dos momentos en la vida, no es más ni es menos…
Seguirás vivo mientras alguien en el mundo te recuerde, pueden ser días, años, siglos si has conseguido llamar la atención de la humanidad…. pero tarde o temprano nadie sabrá nada de ti, si has sido puntual todos los días en tu trabajo, evitando el parar a hablar con amigos por no llegar tarde… si has dejado de hacer cosas que te hubiera gustado hacer por el que dirán… por si acaso….. no te mojas bajo la lluvia por si te resfrías….. sabes que se siente?…. has visto salir el sol tirado en una playa últimamente? has contado las estrellas? la vida se va y no vuelve… y no es una frase hecha….. se va realmente… cada día se te va y no vuelve… es como llenarse las manos con agua… por muy fuerte que las aprietes gota a gota se vacía… Yo daría mi vida por seguir vivo, y eso es lo que propongo vivir…

Compartir!