Archivo de la etiqueta: frases amor

Vuelve

espejo

Hace tiempo que el frío
se ha quedado a vivir conmigo.
Se ha acomodado en mis huesos
secos y carcomidos.

Hace meses que me rompí.
Sólo escuchaste el silencio.
Ni los trozos sonaron
al golpear el suelo.

No te sobresaltó
el hueco vacío de
mis latidos,
ni el repentino sonido
de el motor del frigorífico.

Hace tiempo que sigo
sobre la misma baldosa
inmóvil, mirando al mar.
Sólo espero
no verte aparecer
de nuevo,
nunca más.

Simplemente es eso.
No necesito tu piel
sobre mis días,
ni tus cabellos
perfilando los sueños.

No preciso de tu cielo.
Sólo es eso.
Urge que vuelvas.

Compartir!

Mosquitos

Me quedé a vivir
aquella primavera
entre sus muslos.
Bebí de su piel
hasta ahogar mis sueños.

Me olvidé del mar
y del viento.
Me olvidé de pasado
y el azahar.

Bebí su alma
hasta fundirla
con mi sangre
y desde ese día,
ya no busco despertar.

Me quedé
dando caza a sus mosquitos
observándola dormir
en paz,
desnuda sobre las sabanas
de seda,
sentado ante la ventana,
dejando la vida pasar.

Compartir!

Senderos

El sol me ha despertado de un sueño.
Mi lado de la cama sigue vacío.
Hace días que busco en la almohada,
tu olor.

Tengo las manos rotas de limpias,
Tus dedos no tejen historias en mi pelo,
Se han borrado los senderos por mi piel.

En los espejos sigue tu cuerpo dibujado
como una foto.
Estiro la mano y acaricio el cristal,
acerco mi rostro y está frío.
Me dejo caer, en modo de espera.

Compartir!

Tormenta de verano

Ilustración de Arturo Domínguez
Ilustración de Arturo Domínguez

Me ha encontrado la madrugada,
agazapado entre mis recuerdos,
con la luz de la mesilla encendida,
como una estatua, mirando al techo.

Sopla el viento sobre la cubierta,
la lluvia golpea contra el suelo,
se empaña mi alma, aun dormida,
la tormenta se lleva los recuerdos.

He cruzado la bahía por la mañana,
observando curioso el horizonte,
recorriendo con la mirada la playa.
El mar se había llevado tu nombre.

Nos ha quemado la piel el verano,
noches luchando con no ver salir el sol,
maravilloso cabalgar de tus besos desnudos,
luchando contra el tiempo, siempre agotador.

Y después del estío las palabras en la mesilla,
la añoranza en este velero sin destino ni motor,
un terremoto fundiendo los sentidos,
tu recuerdo certificado cada mañana en mi buzón.

Ahora mi condena, al cerrar los ojos por las noches,
me acosan los recuerdos, el verde olor del mar,
las luces fluorescentes de los barcos a lo lejos,
la arena de la playa, los instantes de cristal.

Mientras tanto se amotinan los recuerdos,
ya solo quedan los escombros en el colchón,
nuestros pelos enlazados en la madera,
donde desnudos, nos sorprendió el amor.

Pasaba el tiempo sobre tu cabello,
barajaba las horas entre tus rizos,
susurraba cada noche en tus caderas
y el mundo era un lugar tan distinto.

He dejado en el puerto mis zapatos,
descubrí que no se mide el tiempo, a golpe de reloj
me he agarrado con toda mi fuerza al viento,
alzando el vuelo, con mis sueños por motor.

Compartir!

Cartones

He secuestrado cartones de la basura,
esta noche, mi amor, no tendrás frío,
buscaré un portal con vistas a la vida,
te arrastrare al sueño, bebiendo vino.

No entiendo por qué no sopla la brisa,
ni el azote de las rocas contra el mar,
las gaviotas surcando los cielos,
los disparos de las lágrimas de pan.

Pasaran hoy miles de coches,
yo, sin vida, apoyado en la pared,
acariciando tu cabeza, roto el futuro
borracho, sin ya nada que perder.

Compartir!

Puzzle de Otoño

Cuando era pequeño no entendía,
el mundo era un lugar muy extraño,
con los pies descalzos, sobre la tierra,
nunca me sentí superior a los gusanos.

Llueve ya cada día y la humedad,
tiñe de sepia las hojas muertas del cuaderno,
las canciones que ya no suenan con “repeat”,
el puzle guardado que ya nunca será nuestro.

Mi museo de palabras para ti,
las hormigas en hilera por el suelo,
las melodías colgando de las lámparas,
los vasos llenos de silencio…

Y aún recuerdo no hace mucho,
unos días antes de esta eternidad,
la sangre corriendo por cubierta,
el aire, el sexo, el olor de la libertad.

Y ahora el tiempo me ha disfrazado de viejo
me ha robado con los inviernos mi cabellera,
ha arrugado mis sueños, secado mi cara
como una tormenta, ha sesgado mis velas.

Compartir!

Néctar

Ilustración de Arturo Domínguez
Ilustración de Arturo Domínguez

Hoy ha vuelto la lluvia,
y con ella las palabras,
los pies descalzos por la madera,
las canciones que no me cantas.

El café solo al despertar,
manchas de tinta en la almohada,
tostadas frías sin mantequilla,
los ojos vacíos tras la ventana.

Palomas de papel surcando
el cielo bajo la lluvia,
dirección a ninguna parte,
durmiendo en la basura.

Mariposas yaciendo inertes
en un estómago lleno de ron
hielo corriendo por mis venas
el silencio de una canción.

La dulzura de tus pétalos de limón,
que vierten su néctar en mis sueños
con los ojos rojos al despertar,
cada mañana, echándote de menos.

Compartir!

Delirium

Me he despertado esta mañana
mirando al techo carcomido,
con los ojos de par en par.
El despertador aun dormido.

Recuerdo la arena por el suelo,
la habitación inflamada con tequila,
los pétalos de rosas sobre la cama,
las rodajas de limón, azul, mordidas.

El olor de las plumas de tu cuello,
las persianas amaneciendo por fin
el tacto de las puntas de tus dedos,
resbaladizos, con restos de hachís.

El sendero de la cera por el pasillo,
melodía de un haren por descubrir,
hadas, piedras verdes y sombreros,
ramos de golosinas, tangos de París.

El sexo, las lágrimas, la vida,
el miedo a punto de embarcar
la canciones que ya no suenan
el vacío del que se va…

Compartir!

A veces

Ilustración de Arturo Domínguez
Ilustración de Arturo Domínguez

Me he despertado solo, tal como me acosté,
con las manos llenas de restos de nada.
Me he lavado la cara con whisky,
dándome cuenta,
a veces, el tiempo pasa .

Mirando pasar el agua enroscada en espiral,
por el desagüe por donde los sueños perdidos,
vuelan libres en dirección al mar aliñados
con pasta de dientes y espuma de afeitar.

Rodando por mi cabeza,
golpeándose con los escombros,
desechos de los recuerdos apilados,
con canciones que ya no reconozco.

Asomado al espejo del cuarto de baño,
estropeado, raro, extraño, como esta casa,
el reflejo se arruga en torno a los ojos,
dándome cuenta,
a veces, el tiempo pasa.

Compartir!

Aroma

A fuerza de sentirte en los rincones,
de encontrarte donde nunca estás,
de arrancarme la piel al recordarte
olvidándome hasta de no olvidar.

Colgado cada noche de la luna,
viendo el reflejo del viento sobre el mar,
estrellas que mueren, brillos que nacen,
escuchando la arena, susurrando soledad…

El aroma de tu cuerpo
se me escapa entre los dedos,
el sabor de tu desnudo
Me acuchilla.
Te echo tanto de menos.

Qué te hubiera dicho si hoy fuera ayer,
cuántas veces sin más te habría besado,
cambiaría cada paso, cada noche mal dormida
vendería el alma para tenerte a mi lado.

 

 

Compartir!

Gusanos

Llegué tarde a su cama esa mañana,
me recriminó que hubiese salido el sol,
que la luna se marchase con resaca,
que no detuviese el paso del reloj.

Que las nubes dejasen sombras por el suelo,
las margaritas muertas, regadas con alcohol
la ropa intacta sobre su cuerpo desnudo,
que delante del espejo, sólo estuviese yo.

El portazo que no sonó al marcharme,
el salto al vacío por el hueco del ascensor,
las marcas de los neumáticos en su garaje,
las huellas de un carmín que no besó.

Rodando por la acera bajo la lluvia,
miedo, frío, vértigo y gusanos negros,
farolas que proyectan contra los charcos
el hundimiento de todos mis sueños.

Y busco un rincón donde sentarme y gritar,
golpeando las sombras que amenazan estrellas,
apago los brillos vaciando los mares oscuros
que brotan cada vez que pienso en ella.

Compartir!

Rastro

En este puesto del rastro,
vendiendo cd’s de los Doors,
camisetas de los Rolling,
pedazos rotos de corazón.

Liquido los sentimientos,
ya sólo me quedan cuatro,
el dolor, la rabia y la amargura,
la soledad pegada a mis zapatos.

No consigo ni regalarlos,
nadie los quiere llevar,
y otra vez en la maleta
a mi lado vuelven a viajar.

De madrugada, entre las paredes
lo que queda de mi casa,
en una esquina con ginebra
sólo flota, con hielo la resaca.

Y el techo se derrumba
como una noche de verano,
y sueño que te desnudo,
que duermo entre tus manos.

Compartir!

Autopista

Con el pasado amenazando lluvia
paseo descalzo por la autopista,
perpendicular a la línea continua.
Las manos en los bolsillos, sin prisa.

No tengo apuro por llegar,
el futuro ya no me espera.
Perdí los amigos, las llaves,
tu foto y la cartera.

La cabeza entre los hombros,
de frente mirando atrás,
un manojo de recuerdos,
de postales y de mierdas.

Sin tiempo para querer perder
y más de mil horas que ganar,
debajo de las suelas de mis pies,
sólo queda sucio el alquitrán.

Y vuelvo a donde todo vale nada,
donde los piratas sólo saben beber,
país de canallas, lunas y borrachos,
de tinieblas grises, sin amanecer.

Donde los creyentes pierden la fe
y se cierra con llave cada puerta,
donde las letras batallan en los vasos,
y la poesía es para poetas de mierda.

Compartir!

Cartón

Un monstruo de cientos de cabezas,
un rebaño absurdo sin rumbo ni pastor,
que mira de frente dando la espalda,
una botella de whisky sin alcohol.

Miradas perdidas se pasean
tras unos ojos que miran sin ver.
Caracoles con cientos de patas
reptando desnudos como ciempiés.

Putas vendiendo el primer amor,
con ropa sobre un colchón oxidado,
por noches llorando perdidas
entre drogas y besos amargos.

Heroína al galope por tus venas,
con diecisiete años ya eres mayor,
inviertes lo que sacas robando,
en un pinchazo sucio de calor.

Esta noche hace frío, miras fuera,
ese borracho con la piel de cartón,
puta vida, piensas y con tus zapatillas,
los pies sobre la mesa del salón.

La luna tu lámpara de mesilla,
las estrellas tu habitación,
para dormir sin soñar que vives
soledad, miedo, inyección.

Compartir!

Caminando

Con las manos en los bolsillos
intento aprender a caminar,
con la mirada perdida en el suelo
por las calles de otra ciudad.

La luna moja mi pelo,
tu recuerdo me sabe a sal,
el viento me da patadas.
La verdad, me siento mal.

Quisiera morir de pena
en el techo de mi habitación,
tristes sombras de recuerdos,
esencias de dulce alcohol.

Acordes de un alma afilada
que lloran por tu amor,
acabando otra noche con mis huesos,
tirado borracho sobre el colchón

Compartir!

Huellas

El amanecer me despierta
borracho en una playa,
cubierto de la escarcha
de otra noche que se acaba.

Botellas de ron vacías,
colillas consumidas,
huellas sobre la arena.
Rastrojos de mi vida.

El sol ciega los recuerdos,
el mar como siempre amenaza,
los cuervos rebuscan en la basura,
¡Dios! ¡Tremenda resaca!

Las horas pasan y pienso…
Sueño y me duermo,
Abro los ojos y no distingo
si estoy viviendo o estoy muerto.

Los recuerdos cuelgan del techo,
en los cajones todo revuelto,
cabeza abajo como siempre,
no comprendo lo que ahora entiendo.

Compartir!

Excedencia (versión beta)

Quiero pedir una excedencia a la vida
para sentir que todo ya me da igual,
explotar en cien mil pedazos afilados
puzzle de cristales, pulidos por el mar.

Sentarme en la arena a contar estrellas,
hacer racimos con las olas al sol,
caer de espaldas con los brazos abiertos,
arrojar contra las piedras el puto reloj.

Que me echen borracho de todos los bares,
que sepan que no tengo intención de volver,
los grilletes no me secan la saliva amarga,
con mis palabras también puedo correr.

Compartir!

Yo

img-post901

Mi mirada me acuchilla,
me miro y me destrozo,
No me atrevo a tocarme.
Me observo de reojo.

Estoy vacío por dentro,
sólo abismo en mis entrañas,
el aire corre por mis venas.
Podría regalarme, no valgo nada.

Más pequeño que la vida,
menos despierto cada mañana,
más borracho que bebido.
Más mentira que pirata.

Un despojo de mí mismo,
un principio que se acaba
un comienzo con puntos suspensivos.
Otro vencido sin batalla.

Asomado el cielo duerme,
todo en silencio esta madrugada,
el frío empaña mis sentidos.
Temblando tras la ventana.

Compartir!

Una llave en el buzón

Te dejo en la mesilla
un cheque en blanco de cariño,
las llaves oxidadas del pasado,
un calendario sin días señalados,
la cartera y el tabaco.

La foto de las risas boca abajo,
los billetes del futuro más lejano,
tus zapatillas debajo de la cama,
la toalla sucia en el lavabo.

Mis huellas sin retorno en tu pasillo,
creo que todas las luces apagadas,
la cafetera lista, en el hornillo.
En la lista de la compra anoté mermelada.

Cierro la ventana, para que no tengas frío,
sepulto mi llave bajo las cartas de tu buzón,
abro la puerta que desata mi infierno,
me arrojo a la calle ,temblando sin respiración.

Compartir!

Tattoo

Han pasado más de diez años desde que una tarde de verano dije: “papa, me voy a hacer un tatuaje…” Todos los que hayan pasado por esta situación conocen la respuesta: “un tatuaje? pero si eso es de gente que ha estado entre rejas, de drogadictos, de delincuentes y de piratas… “ “ Vas a estar muy bonito cuando seas mayor, anciano y tatuado… ya me dirás”

Por supuesto todo esto te da igual, te incomoda pero te da igual y acabas con el estómago encogido, mirando con asombro y mucho miedo esa máquina que suena como un mosquito y que picará tu piel para siempre, mezclando sangre y tinta, al igual que un poeta dejándose la vida en el papel…

La noche anterior, desnudo frente al espejo, inmóvil, recorres con la mirada cada centímetro de piel… la acaricias, te das la vuelta y buscas esos ángulos muertos que pocas veces logras ver… “para toda la vida”, que sabrá el mundo de tu vida?

Nadie te ha pedido permiso para marcar tu piel con cicatrices… y son para toda la vida… Me han cortado la cara con una navaja sin pedirme permiso, no me han dicho “Hola soy Pablo y voy a rajarte la cara, ¿cómo lo quieres?” y ese corte es parte de mi, recuerdos de mi infancia…

Otro día te despiertas en un hospital, rodeado de tubos, sueros, sangre… te miras te tocas…. eso es buena señal, si tocas es que estas vivo, si te notas estas vivo.. y vaya!, una gasa….la levantas y descubres una cremallera en tu piel, que parece no tener fin que duele que cierra la entrada a tus entrañas y nadie te ha preguntado si la quieres o no, ¿en dónde te la ponemos? Y también es para toda la vida…. Que sabrá nadie de un “toda una vida, ajena”…

Y cuando sea mayor……cuando sea mayor voy a aprender a ser pequeño dice alguien que canta. El futuro? Hoy es hoy, y el horizonte siempre está muy lejos, inalcanzable no es algo fijo, nunca conocí a nadie que lo tocase….. no creo que lleguemos a tocarlo

Que tiene de absurdo pues el hacerse una cicatriz voluntaria para toda la vida? Algo bonito, cargado de emociones y significados ocultos? Pues sí para toda la vida e incluso unos días después de que la vida se acabe… Lo miraré todos los días orgulloso lo tocaré recordaré lo que significa,y me dolerá un poquito menos cada vez, hasta que se borre por completo, algo que apenas yo conozco…. Una puerta a mi interior, un repelente de personas que no miran más allá de lo que ven… de que no ven más allá de lo evidente, no los necesito… no quiero que me juzguen, porque yo nunca los juzgaré a ellos, no hay en el mundo nadie capaz de juzgar a otro alguien…..

Compartir!

Más Vida

Hoy ha muerto alguien que conocí… también ha muerto otra mucha gente a la que no he tenido oportunidad, como ayer, como mañana, como a cada instante.
El cielo lejano, con sus nubes blancas se ve tan cerca, tan inmenso…. tan frío…. azul.
En días así es difícil no pensar… no hacer balance de la vida ajena… Valió la pena? Disfrutó? Toda esa gente que ya no está que harían si supiesen lo que iba a pasarles? Lo mismo que nos pasará a todos… sólo es cuestión de tiempo, y tiempo es solamente la distancia que separa dos momentos en la vida, no es más ni es menos…
Seguirás vivo mientras alguien en el mundo te recuerde, pueden ser días, años, siglos si has conseguido llamar la atención de la humanidad…. pero tarde o temprano nadie sabrá nada de ti, si has sido puntual todos los días en tu trabajo, evitando el parar a hablar con amigos por no llegar tarde… si has dejado de hacer cosas que te hubiera gustado hacer por el que dirán… por si acaso….. no te mojas bajo la lluvia por si te resfrías….. sabes que se siente?…. has visto salir el sol tirado en una playa últimamente? has contado las estrellas? la vida se va y no vuelve… y no es una frase hecha….. se va realmente… cada día se te va y no vuelve… es como llenarse las manos con agua… por muy fuerte que las aprietes gota a gota se vacía… Yo daría mi vida por seguir vivo, y eso es lo que propongo vivir…

Compartir!

Viento que en su murmullo parece hablar…

Se apagan las luces, silencio… las pupilas analizan una sombra colgada de un hilo, delgado, pálido, el pelo delante de la cara y mirando al suelo, sus ojos brillan extrañamente, tienen el color del que conoce su futuro más inmediato, el pasado más doloroso…. La guitarra colgada del cuello, frágil como una figura de cristal.
“Una décima de segundo…. vuela”…. ese instante separa el cielo del suelo es lo que esconde tras una bruma el horizonte, ese paso del segundero nos arranca del pecho un puñado de fibras, cruje, duele…Después no hay nada, después solo queda todo… todo por el suelo, mas silencio…nada.
Las telas de araña en las esquinas, las velas consumidas sobre una mesa cubierta de polvo,las cortinas pudriéndose, llaves oxidadas de cerraduras que nadie conoce .. la guitarra olvidada, carcomiéndose sus cuerdas sobre una cama llena de polillas y cenizas.
Ese chico triste y solitario se ha ido, ha dejado la vida en los escenarios, ha regalado su alma a cambio de nada, no ha escondido sus adicciones, sus dolores y sus puñaladas “dime que es mentira, todo un sueño tonto y no más” Ese genio de piel y huesos que colgando de un hilo, con la voz temblorosa y sin vida jamás soltó la guitarra por miedo a que dejase de sonar, de soñar …. “me da miedo la enormidad, donde nadie oye mi voz”…. eso no pasará, tu voz nunca dejará de sonar, nunca dejaras de llenar os ojos de lágrimas, de taladrar almas de hacer sentir que la piel se pone como papel de lija … nunca dejaré de “remover el tiempo con un café, porque no hay nada mejor…”

Compartir!

Otra de Piratas

Ilustración de Arturo Domínguez
Ilustración de Arturo Domínguez

La luna nueva, enorme,
oscura brilla radiante en el cielo
pausado, sereno y tranquilo,
ronronea el lobo, como un perro.

Cristales flotan en el aire,
llueven muertas las estrellas,
el agua del río fluye transparente,
corriente arriba flotan las piedras.

Y amanece desterrado de los mares,
tumbado, borracho bajo la luna
con la escarcha quemándole la cara,
con el alma perdida entre la bruma.

Y la vida sólo es un recuerdo,
de rojos amaneceres infinitos,
de puestas de sol incandescentes,
de cada día siempre igual, distinto.

Sin bellas princesas a su lado,
se ha ido el viento de poniente,
se ha quedado sin brisa, a la deriva
abriendo botellas, fingiéndose alegre.

Cansado de buscar musas y sirenas
una noche de ron el viento roló este,
olas de recuerdos amargos, vacíos,
contra la costa lo arrojaron fuertemente.

El navío destrozado, contra las penas,
a la deriva navegan los despojos,
travesaños, palos, lonas y barriles,
botellas con mensajes, todos rotos.

Y amanece desterrado de los mares,
tumbado borracho bajo la luna,
con la escarcha quemándole la cara,
con el alma perdida entre la bruma.

Compartir!

Hadas

Se aparecen en cualquier momento,
al doblar la esquina, en la avenida,
las puedes ver caminando por la playa
suelen ir desnudas y con sombrilla.

Las alas extendidas a los vientos,
incendiando el mar con solo rozar
los cabellos largos, infinitos,
sus ojos eternos, profundos…Volar.

Seguí sus huellas por la playa,
curioso de saborear su mirada.
La arena terminaba con dos tibias,
cruzadas a los pies de su cama.

Abrí los ojos y olía a cera.
Hachís, limón y tequila,
flores sexo, sombreros…
Colonia, deseo, su sombrilla.

Música horizontal de colores,
melodías desencadenadas,
sobraba el aire entre los cuerpos,
se detenía el tiempo de madrugada.

Me abracé a sus pechos desnudos,
naufragué borracho en su mirada,
me adentré como el veneno en su cuerpo,
besé cada centímetro de su cara.

Me rodeó ardiente con sus piernas,
en su habitación todo se inflamaba,
el aire se consumía con las velas,
entre nosotros todo palpitaba.

Pero ellas no pertenecen a este mundo,
los cuentos de hadas siempre se acaban
y queda un niño que ya no es tan niño
llorando cada noche abrazado a la nada.

Compartir!

Escarcha

Cuando sus labios se separaron de mi boca
el tiempo se volvió cristal en su mirada.
Lágrimas brotaban de sus ojos temblorosos,
una fría cuchilla oxidada me acariciaba.

Las manos se abrieron sin vida
dejando caer al suelo la escarcha,
la habitación se volvía oscura y confusa.
El alma perdida, sin rumbo se precipitaba.

No hicieron falta palabras de despedida,
el agua salada por momentos me ahogaba,
siguiente paso, cruzar esa maldita puerta,
salir a la calle, olvidar que la amaba.

De rodillas en el ascensor, inerte,
solo dos pisos me separan del cielo
al que subí a dejarme la vida,
del que baje, directo al infierno.

Compartir!

Miedo

Aparcado en la cantera de madrugada,
yacen muertas las piedras oxidadas,
la lluvia arranca con caricias las huellas,
por las manos de algún poeta maltrechas.

Se desborda en mis pupilas el mar,
acaricio mis sueños aun despierto,
me aferro a la mentira de que aun estás,
me aferro a la mentira de que no estoy muerto.

Apenas se escucha el silencio,
llueven estrellas a mis pies,
hace frio, cristales por el aire…
Temblando de rodillas, sin saber.

Recuerdo el olor de tu habitación,
las canciones mezcladas con el miedo,
el alcohol, las miradas congeladas.
Unas cuerdas que me ataban al deseo.

La sangre al galope por el pecho,
los ojos cerrados para poder ver.
Deseando que no volara el tiempo.
Sintiendo que sobra hasta la piel.

Un latido me separa de la vida,
un segundo eterno, contra reloj,
una soga colgando de una viga
Todo oscuro, miedo… Sólo yo.

Temblando de puntillas sobre el mundo,
los dedos acarician desnudos el tablón,
temor mezclado con lágrimas, recuerdos…
Un saltito hacia mi última erección.

La respiración se acorta, se detiene,
acaricio con mis ojos el firmamento,
las pupilas buscan entre la penumbra,
en el vacío, tú, mi último recuerdo.

Compartir!