Regalo mi vida a quien la quiera,
sólo la tiene que venir a buscar,
no pido mucho, sólo el viaje,
camino sin retorno a cualquier lugar.

No llevaré conmigo ningún equipaje,
incluyo también mis botellas de ron,
la colección de fotos en las que no salgo,
un juego de cuerdas para una Les Paul.

Mi tesoro de cristales verdes con sal,
más de mil canciones sin derechos de autor,
las manchas del café, un juego de sábanas,
postales no enviadas de puestas de sol.

El sombrero de mojarme cuando llueve,
un paraguas de varillas para el rocío,
las botas de goma para la escarcha,
sandalias para caminar si hace frío.

Compartir!