UN OSITO DE PELUCHE SUCIO RODEADO DE ESCOMBROS

La muerte devora a la vida,
la risa ya no brota de los ojos,
los sueños sepultados bajo escombros,
la miseria, el lujo de unos pocos.

Colecciones de peluches río abajo,
mar de sangre sin derecho a fluir,
dioses vagando, borrachos, sin rumbo,
cielos negros, día de lluvia sin fin.

Banderas en las fosas comunes,
buscando el mejor sitio en la foto
uniformes, medallas, sensacionalismo,
dinero negro, el problema es de otros.

Sentados a los pies del infierno,
niños a la fuerza dejando de crecer,
de la mano fría de papá cadáver,
abrazado a nada, sin comprender.

¿Por qué no me seca el llanto?
Tengo tanto miedo… ¿No me ve?
¿Por qué no hay comida? Tengo hambre
Tiemblo de frío, no sé qué hacer.

Han pasado ya dos días,
qué raro papá no se ha vuelto a despertar,
tengo tanto sueño que dormiría para siempre
me acuesto sobre una piedra, a esperar…

Compartir!