Octubre

Octubre

He abierto los ojos y amenció 29 de octubre.
Otoño.
No hace frío, a pesar de que las hojas de los arboles caen
igual que cualquier otro 29 de octubre.
Hoy no es tu cumpleaños.

No puedo evitar deambular por la rareza de todo lo que pienso,
tampoco voy a describirlo, siempre es más fácil pestañear, y
mirar tras los cristales empañados como sonríen las gentes
en sus casas, con bombillas de luz cálida.

Si te soy sincero no tengo ni puñetera idea de los años que
no cumples, tampoco me importa. Es absurdo querer medir algo
que de por si es infinito como lo es el tiempo.

Tampoco me acuerdo más de ti hoy que ayer o que mañana.
Yo me acuerdo siempre.
Sería más fácil escribirte una carta de cumpleaños.

Por cierto, no me gusta el sabor de las castañas, ni el vino dulce
y me alegra ver las hojas secas amotinarse en las acera.

Compartir!