Farolas y flores

Farolas y flores
Ahora que tengo tiempo de limpiar cristales,
de pasar la aspiradora y barrer la casa
de observarte sentada sobre la silla
mirando las nubes que pasan.

Ya no nos quedamos en la cama
ni los domingos de lluvia y resaca,
ni bajan los ríos por mi espalda,
ni empañas de deseo mis ventanas.

Resulta que no me creo nada
sucede que  sale el sol por la mañana
mientras la  luna se ríe de mis sueños
cada  amanecer si deshacer la cama.

Ahora que en pleno orgasmo
me preguntas si puse la lavadora.
Maldito reloj con el que mides
en esta esfera, nunca son horas.

Sonríen la puertas siempre abiertas
en este país de Alicia sin maravillas.
Alzo el vuelo y me siento libre
dejando mis besos sin dueño en la mesilla.

Mientras yo disfruto viendo volar farolas,
observando el rumbo de los árboles,
absorto en el diálogo de las flores.
Ya solo nos entendemos con palabras.

Compartir!