Escarcha y espuma

Sólo puedo ofrecerte mi pies
descalzos para siempre
y la piel,
escarchada de salitre.
Tu pelo sin brillo
y mis manos,
quemadas de sol.
No puedo prometerte lujos
ni comodidades,
ni siquiera seré capaz
de protegerte del frío.
No sé si existe fecha de retorno.
Realmente no sé si existe vuelta.
Te pondré en peligro
en más de una ocasión,
simplemente para mostrarte
los brillos del sol
sobre la espuma,
la canción que canta la luna
en la más radiante soledad.
El infinito más absoluto
sobre un cielo enmarañado de estrellas.
El mar en llamas al caer el día.
No existirá ni reloj, ni cumpleaños feliz.
Prometo guiarte por las ganas
y dejar de besarte cuando me hable el viento.

Compartir!