Comiendo pipas

Adivino que el tiempo
me irá disfrazando de viejo,
arrancándome el pelo,
tirándolo al mar…
cuarteando mis velas,
ahogando mis sueños.
Después de mi último día,
lo sé…
no vendrán más.

Y me siento en la roca,
mirando pasar las aves,
cierro los ojos,
miro hacia atrás…

“En un banco del parque,
comiendo pipas”.
Soñando los sueños
que ya nunca vendrán.

Compartir!