He secuestrado cartones de la basura,
esta noche, mi amor, no tendrás frío,
buscaré un portal con vistas a la vida,
te arrastrare al sueño, bebiendo vino.

No entiendo por qué no sopla la brisa,
ni el azote de las rocas contra el mar,
las gaviotas surcando los cielos,
los disparos de las lágrimas de pan.

Pasaran hoy miles de coches,
yo, sin vida, apoyado en la pared,
acariciando tu cabeza, roto el futuro
borracho, sin ya nada que perder.

Compartir!