Balada para un oso

oso peluche

Intento escribir entre las lágrimas
que humedecen esta noche mi papel.
Intento respirar bajo el aguacero,
de madrugada, cuando nadie me ve.

Busco refugio bajo las sábanas
con la mirada fija en la pared.
Lloro sobre mi saco de lágrimas:
un oso blanco de ojos color miel.

Sabe que hace tiempo que vivo de recuerdos,
algunos son de mañana, otros del ayer,
sabe que hace tiempo que mis pasos
no llevan el rumbo que trazan mis pies.

Sabe que he visto morir seres queridos,
que he perdido mis papeles; que te grité.
que llore de alegría al ver nacer un niño,
que me desperté mil veces y te busqué.

Le he contado que he visto el fondo del mar,
de lo bonito que es dormir en las montañas,
aquella historia de soñar bajo los puentes,
de noches perdido entre lunas, vino y faldas.

Pero este oso está lleno de penas y lágrimas
es el final del camino de noches en la ventana,
viendo avanzar el reloj tan en silencio
sin entender de qué va esta balada.

 

Compartir!