Al norte

Puedo jugar dentro de una jaula,
cantar, comer, revolotear
puedo adorar el sol entre las rejas
mirar la cortina, fingir felicidad.

Se que me encontraste muerto
no te equivoques esta vez,
no eres dueño de mi aliento,
solo yo hago este esfuerzo.

Hago latir mi alma,
ocupo el hueco del corazón,
lleno mis pulmones de aire,
finjo una placida respiración.

Pero cada noche planeo mi huida,
reviso cada uno de los barrotes,
cuento el batir de las alas
que me llevarán otra vez al norte.

Compartir!