3:30

hombre-anda-lluvia

Son ya las tres y media
de un lunes raro sin sol,
bostezo y rasco el cielo
escondido bajo el colchón

Sabes que amenazas con tu mirada,
afilada como los trazos de cristal
que antaño acariciaban mis venas
cuando la lluvia de lágrimas era el mar.

Lo pienso mil veces y no lo entiendo
deambulo ciego en busca de presas
por los bares del bulevar de la luna
pisando charcos secos y estrellas.

Hace horas que no reconozco las fachadas
embrujado con océanos de cerveza,
con besos que no saben a nada
dejando mis huellas sobre la acera.

Se trata solo de ir viviendo,
disfrutando el vuelo del aire,
sobre la danza incesante del tiempo,
coleccionando puñados de instantes.

Compartir!